miércoles, 10 de abril de 2019

JOACHIM DECKARM

Querid@s jóvenes leyender@s esta es mi historia.

Mi nombre es Deckarm, Joachim Deckarm.
Nací en Saarbrücken(Alemania), el 19 de Enero de 1954.
Destaqué en el deporte de pelota que posiblemente mas golpes,impactos y mas "hostiazos" en general te puedes llevar: el balonmano.
Mas tarde entraremos en detalle del término "hostiazo" en su máxima expresión.
En mi infancia y juventud me pude considerar un superdotado deportivamente hablando.
Destaqué tanto en balonmano, como en gimnasia,como en pentatlon(del que fuí campeón nacional juvenil). Ya saben,sacrificio,cultura de esfuerzo y deporte alemán.El combo perfecto para forjar campeones.
Bien, después con el tiempo me tuve que decantar por una actividad, a la hora de poner la mira en el ámbito profesional y me decanté por el balonmano(casi como una religión de donde yo soy).
Empecé jugando en mi tierra natal, pero cuando empecé a sobresalir del resto, me enrolé en el mítico Gummersbach.

                  Mi primer año con Gummersbach

Debuté con 19 años y el resto es historia de este deporte: Lideré el equipo y gané 3 Bundesligas(1974-1976)((la competición liguera mas fuerte del mundo incluso hoy en día), 1 "Bundescopa"(1978), 1 Copa de Europa(1974) y una Recopa de Europa(1978) en los escasos 5 años que jugué allí.

                       Siempre con el 11

Así como fui internacional con mi selección en 104 ocasiones, en los que disputé entre otras muchas competiciones las Olimpiadas de Montreal 76(4º puesto) y los Mundiales del 74 y 78, este último con el Oro al cuello.

               Partido con la selección

Dominaba todos los aspectos del juego,tanto dentro como fuera de la cancha, destacando por mi poderío,clase y capacidad de liderazgo.
Por todo ello y pese a jugar sólo hasta los 25 años, soy considerado por muchos expertos como el mejor jugador de la historia y por otros muchos estaría en la terna de poder serlo.

          Gol si o si

Lo hubiera sido, no me cabe duda, llámenlo arrogancia, si no lo hubiera dejado obligado tan joven.
Recuperemos lo comentado párrafos atrás, lo que yo llamo.....¡¡.LA MADRE DE TODOS LOS HOSTIAZOS!!.

             La caída a los infiernos en Hungría

30 Marzo de 1979, Tatabanya(Hungría), semifinales de la Recopa de Europa(partido de vuelta): Tatabanya Banyasz- VFL Gummersbach,en la ida habíamos ganado de 8.
Minuto 23 y pasa que fuí...bueno no, mejor os pongo el vídeo y lo veís vosotr@s mism@s:




Ohhhhh, ¿¿terrible verdad??.
Doble Impacto,como la peli de Van Damme, contra el rival,y luego ya KO, en décimas de segundo contra ¿¿el parquet??. No hij@s mi@s, en esa época se jugaba en suelo de hormigón, recubierto quizá por una ínfima capa de PVC. Imaginad el resultado.
Résumen: Hospital de Budapest, Hospital de Colonia. Ahi permanecí en esa delgada línea que separa la vida de la muerte,me quitaron un coágulo en el cerebro, menos de 50% probabilidades de supervivencia según los médicos, inerte durante meses. 131 días en coma profundo.
Pero como un pseudo-milagro desperté, si, genial,pero el que abrió los ojos después de caer en el sueño profundo de Odín no era yo, era un ser vegetal que casi no se movía y que tenía daños irreversibles en el cerebro que me provocaron una grave deficiencia mental.
Aquí empieza mi leyenda, no por lo anteriormente escrito sobre mis éxitos en el deporte.
Carrera deportiva que con 25 años, a pesar de estar plagada de éxitos y reconocimientos, imaginad como podría haber acabado.

Y aquí surge también la leyenda del hombre que consiguió hacerme despertar de verdad: Werner Hurter.
Mi antigüo entrenador del Gummersbach:hombre férreo, disciplinado,obsesivo con su misión:el típico entrenador alemán de cualquier disciplina deportiva, para que me entendais.
Una vez deshauciado del hospital y envíado a casa como quien lleva un souvenir inanimado, se apiadó-humanizó-conmovió de mi apariencia de "muerte en vida" y se fijó la meta utópica de mi recuperación, con un plan exhaustivo de entrenamiento de rehabilitación.

               Recuperación con W.Hurter

Y se obró el milagro: con paciencia,muuuucha paciencia, mucho trabajo interminable,un afán de superación extraterrestre, que ni en mi época de deportista poseía,empecé a hablar y caminar con dificultad.
Si amigos recuperación parcial, pero no veaís la emoción y satisfacción que supone para mi después de verme como me he visto, poder mantener una conversación mas o menos fluida, andar con bastones, jugar al ajedrez, ir a ver un partido de balonmano......

   Recibiendo un homenaje en una cancha de balonmano

Estoy mas orgulloso de poder volver a levantarme, que de cualquier gol marcado o título logrado con mis equipos¡.Soy un héroe!. He vuelto a la vida, he vuelto a aprender a vivir.El deporte puro en su sentido amplio, no es mas que lograr tus metas, con esfuerzo y sacrificio.No todo el deporte es dar raquetazos, patadas, correr,nadar....sino también poder volver a comer sólo,hablar,o levantarme y andar por mi mismo depués de estar en el subsuelo.La vida misma superando adversidades.

Con mi amigo, compañero de equipo y seleccion y exentrenador nacional Heiner Brand.


Como anécdota, Lajos Panovics, el villano de la película, el jugador húngaro con quien choqué, que tuvo que retirarse por depresión en ese mismo partido,por un sentimiento de culpa que le persigue de por vida, quien tuvo que soportar que le llamasen asesino,es actualmente un buen amigo mio.
Me empezó a visitar tras mi recuperación y ahora, entre otras muchas cosas, échamos apasionantes partidas de ajedrez, en las cuales recordando el pasado, también chocamos las cabezas, aunque desde otro prisma.

                  Jugando ajedrez L.Panovics


Por cierto, en esta vida o en la otra, nunca dejaré de agradecer a Hurter(mi héroe), su espartana y altruista lucha para conseguir que pudiera poder asemejarme lo mas posible a ser una persona.

"Quiero,puedo y debo dominar mi destino"



Ya me despido mis jóvenes leyender@s.Os dejo un vídeo de mi historia.
Un saludo de vuestro amigo,

Joachim Deckarm










0 comentarios:

Publicar un comentario